ayudar depresión
depresión ayudar depresión
ÁnimoDepresión

¿Cómo ayudar a alguien con depresión?

El trastorno depresivo es uno de los principales problemas de salud pública en el continente americano, por ello es importante saber cómo ayudar a alguien con depresión.

La prevalencia de este trastorno se encuentra entre el 15 y 20% en América Latina (OMS).

Por ello, la depresión se ha convertido en la segunda enfermedad más común en el mundo y afecta tanto a hombres como mujeres.

Segmentación del trastorno

Como se explica en nuestro artículo Causas y consecuencias de la depresión los trastornos depresivos se segmentan en el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo, el trastorno de depresión mayor (incluye el episodio depresivo mayor), el trastorno depresivo persistente (distimia), el trastorno disfórico premenstrual, el trastorno depresivo inducido por una sustancia / medicamento, el trastorno depresivo debido a otra afección médica, otro trastorno depresivo especificado y otro trastorno depresivo no identificado.

Por consiguiente, el rasgo común de los trastornos antes mencionados es la presencia de un ánimo triste, vacío o irritable, acompañado de cambios somáticos y cognitivos.

Estos síntomas afectan significativamente a la capacidad de individuo, así como un gran sentimiento de desesperanzas que caracteriza a todo lo anterior.

Lo que los diferencia, es la duración, la presentación temporal o la supuesta etiología (DSM-V, 2014).

Es importante mencionar que las terapias cognitivo conductual y por ende también la terapia interpersonal han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento del trastorno y sus variantes.

Sin embargo, existe actualmente una nueva alternativa terapéutica, misma que ofrece un abordaje positivo, donde se orienta únicamente al paciente a buscar la felicidad (Pérez y García, 2001).

La psicología positiva ofrece un cambio de visión del paciente frente a cualquier tipo de enfermedad, buscando promover las emociones positivas.

De esta forma, el objetivo de la psicología positiva, se centra en aplicar las fortalezas personales del paciente a lo largo de su vida.

Es decir, orientar su rumbo hacia ámbitos que destaquen su creatividad, tolerancia, apertura a nuevas ideas y experiencias.

Elementos de la psicología positiva que se pueden utilizar para ayudar a un persona que padece depresión

Satisfacción con el Pasado

Nuestras emociones están influenciadas por los pensamientos que tenemos ante experiencias pasadas.

Algunas de las emociones más conocidas son: la satisfacción, complacencia, realización personal y el orgullo.

Generalmente, estas emociones son anticipadas ante los pensamientos que generamos, lo que dará lugar a clasificar su carácter positivo o negativo.

Para saber cómo ayudar a alguien con depresión, debemos entender que dos de las emociones que es importante que promovamos en los pacientes para impedir que la experiencia de estas emociones sea negativa, son la gratitud y el perdón (o compasión).

Debemos generar un ambiente donde el recuerdo de lo que sea significativo para ellos, sea de gozo y valoración.

De esta forma, lograremos con éxito contrarrestar que no sientan serenidad mediante acciones liberadoras.

Resignificar las experiencias del pasado, son un primer gran paso para comenzar ayudar a alguien con depresión.

Ayúdale a eliminar las culpas, las rabias e impotencias.

Satisfacción con el Presente

Existen dos elementos importantes a tomar en cuenta cuando hablamos del nivel de felicidad del paciente con su presente, estos son los placeres y las gratificaciones.

¿Qué es importante resaltar de cada uno?

Los placeres

Los placeres a su vez están segmentados en corporales y superiores. Los corporales solemos experimentarlos por medio de nuestros sentidos.

Sin embargo, este placer podemos dejar de sentirlo en cuanto nos habituamos al mismos, lo que reduce su efecto.

En cambio, los placeres superiores, requieren que utilicemos mayores recursos cognitivos.

Algunas de las técnicas que pudieran ayudarnos a maximizar los placeres son:

  1. Compartir con otros: Consiste en compartir con otras personas el momento y contarles lo que significa la experiencia.
  2. Guardarlo en memoria: Esta técnica busca establecer recuerdos a modo de fotografías mentales del momento o llevarse objetos del lugar para después rememorar.
  3. Autoelogio: Consiste en aceptar el orgullo, pensar en la impresión de los demás y recordar el tiempo que se ha esperado para que el suceso ocurra.
  4. Agudizar la percepción: Básicamente busca que la persona se centre en el estímulo placentero presente en el momento y desatender los demás.
  5. Ensimismamiento: Consiste en centrarse solamente en sentir, no preocuparse por los deberes y evitar pensar.

Las gratificaciones

La gratificación debe comprenderse como el gusto que se experimenta cuando se realiza una actividad específica, en la que se hace uso de las fortalezas y virtudes que se posee.

Se diferencia principalmente con los placeres en que se emplean mayores recursos cognitivos, no es efímera, produce ausencia de emociones y exige esfuerzo para realizar las actividades.

Los elementos tales como: ensimismamiento, suspensión de la conciencia y fluidez producen las gratificaciones. (Seligman et al., 2006).

Entre los componentes psicológicos de la gratificación se distingue lo siguiente: la actividad representa un reto y exige habilidad; concentración; objetivos claros; respuesta inmediata; implicancia profunda y sin esfuerzo; existen sensaciones de control; el tiempo se detiene y el sentido del yo se desvanece (Moneta y Csikszentmihalyi, 1996).

De esta manera, lo que se puede trabajar con el paciente es comprometer sus actividades, y canalizar su identificación de talentos y fortalezas para para que pueda reconocer en donde puede utilizarlas y expandirlas.

Promover el optimismo en el futuro

El optimismo y la esperanza aumentan la resistencia de las personas a sufrir depresión, mejoran el rendimiento en el trabajo y los niveles de satisfacción vital (Shogren, López, Wehmeyer, Little y Pressgrove, 2006). Además, Seligman (2003), plantea que se explica por las dimensiones atribucionales de permanencia y ubicuidad (estabilidad y globalidad).

La permanencia consiste en que los pacientes negativos tienden a considerar las causas de hechos adversos o de sus fracasos como permanentes y que así será para toda su vida.

En cambio, en las personas optimistas las causas de esos sucesos negativos las consideran temporales.

En los sucesos favorables, las personas optimistas tienden a considerar las causas a características propias, al igual que las capacidades y rasgos, creyendo que son permanentes.

Los pacientes negativos en cambio, consideran los sucesos positivos que les ocurren a aspectos temporales y circunstanciales.

Con respecto a la ubicuidad, consiste en que los pacientes negativos dan explicaciones universales a sus fracasos generalizándolos a varios aspectos de sus vidas, en cambio los optimistas dan explicaciones específicas sin provocar cambios en otras áreas, siendo fácil para éstos superar situaciones desfavorables.

En los pacientes negativos, cuando les ocurre un hecho positivo tienen la particularidad de explicarlo de una forma específica.

Los optimistas, por el contrario, tienden a explicarlo de una manera universal.

Satisfacción vital

Como se ha mencionado anteriormente la felicidad está relacionada con la satisfacción vital, siendo la valoración cognitiva global que la persona hace sobre su vida (Argyle, 1992).

De esta forma, queda claro que se debe promover en los pacientes con depresión, el que potencien sus emociones positivas, lo que los lleve a incrementar su nivel de satisfacción vital en general.

Considero importante destacar, que adicional al tratamiento que ofrece la psicología positiva y tras considerar y practicar técnicas mucho más enfocadas hacia la parte del pensamiento como lo es la terapia cognitivo conductual.

Dentro del análisis para entender cómo ayudar a alguien con depresión, no podemos dejar de lado las técnicas complementarias básicas para determinar el enfoque que queremos que exista con el paciente para abordar su depresión.

Debemos considerar también el identificar si el paciente tiene riesgo suicida, identificar si el mismo se encuentra en condición de riesgo, indagar respecto a las redes de apoyo o factores protectores a los que acudir en el momento y por último explorar los pensamientos inmediatos respecto a la situación actual.

La identificación de estos aspectos sin duda permitirá el que podamos brindar una atención integral y efectiva, misma que puede ser complementada con algunos o todos los elementos de la psicología positiva.

Hay que tener presente, que está Íntimamente relacionado con el abordaje de la depresión, el tema de la estigmatización de la enfermedad para varios pacientes, es decir que actualmente se añade una situación que en muchos casos pasa totalmente inadvertida.

Las personas con depresión no sólo se encuentran sometidos al sufrimiento que ocasiona el propio trastorno que están padeciendo, también la incomprensión de las personas que les rodean y en no pocas ocasiones los prejuicios y el estigma asociado.

Conclusión

Por lo que vale la pena a veces, considerar un abordaje sistémico que nos permita utilizar los diferentes recursos y herramientas que manejemos con el paciente, con cada una de las personas que tienen una importancia significativa en su vida para ayudarle a mejorar sus esferas de vida.

Es importante que fomentemos una psicoeducación del entorno del paciente para reducir su sufrimiento y disminuir las situaciones de estrés que puede implicar un mayor riesgo suicida.

Las actitudes sociales estigmatizantes sirven para reforzar conductas de no adherencia al tratamiento como son los efectos adversos, la creencia de que no se necesita la medicación, sentirse mejor o creer que el tratamiento no es útil.

Busca ayuda

No siempre podemos lidiar solos con algunos acontecimientos.

Por ello, cuando te preguntas cómo ayudar a alguien con depresión debes pensar inmediatamente en buscar la asesoría en el momento indicado.

La atención profesional ayudará a superar lo que nos hace daño.

En  Terapi  queremos ayudarte a dar el paso que necesitas para salir de esa situación.

En nuestra plataforma podrás encontrar el psicólogo ideal que te ayude a cuidar tu salud mental.

Referencias

  1. American Psychiatric Association APA. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5 (5a. ed.)
  2. Argyle, M. (1992). La Psicología de la Felicidad. España: Alianza Editorial.
  3. Moneta, G., & Csikszentmihalyi, M. (1996). The effect of perceived challenges and skills on the quality of subjective experience. _Journal of Personality, 2, 275-310.
  4. Organización Mundial de la Salud, OMS (2001), Informe sobre la salud en el mundo 2001. Salud Mental: Nuevos conocimientos, nuevas esperanzas; Genova, Suiza.
  5. Pérez, M., & García, J. (2001). Tratamientos eficaces para la depresión. Psicothema,_5,493-510.
  6. Seligman, M., Rashid, T., & Parks, A. (2006). Positive Psychotherapy American Psychologist, 8, 774-788.
  7. Seligman, M. (2003). La Auténtica Felicidad. España: Ediciones B, S.A.
  8. Shogren, K., López, S., Wehmeyer, M., Little, T., & Pressgrove, C. (2006). The rol of positive psychology construets in predicting life satisfaction in adolecents with and without cognitive disabilities: An exploratory study. The Journal of Positive Psychology, 1,37-52.
Genoveva Rodríguez
Fiel creyente de la frase de Alejandro Jodorowsky: “Saber vivir es hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos en el momento en que estamos.” Soy psicóloga clínica y organizacional, egresada de la Universidad Panamericana y busco el poder brindarte las herramientas y acompañarte en el camino de lo que estés viviendo.

    Puede que te interese

    Más en:Ánimo