causas y consecuencias de la depresión
depresión
DepresiónPsicologíaPsicoterapia OnlineSalud MentalTerapia Online

Causas y consecuencias de la depresión: Guía de entendimiento

La depresión es más que solo sentir tristeza y tienes causas y consecuencias a los que hay que estar atentos para mantener la salud mental.

Este trastorno del ánimo, puede ser temporal o duradero, y abarcar desde un sentimiento de melancolía relativamente menor hasta una visión profunda de desesperanzas y una incapacidad para funcionar en forma eficaz. 

El estado del ánimo describe el estado emocional subjetivo de un individuo, mientras que el afecto es la parte observable del estado del ánimo. 

Este tipo de trastornos incluyen condiciones en las que el estado del ánimo es predominantemente deprimido, y aquellas condiciones menos frecuentes en las que el estado de ánimo es anormalmente eufórico o elevado. 

Es decir, con un estado de ánimo depresivo puedo igual sentir otras emociones además de la tristeza, como la rabia, alegría o miedo.

Los trastornos del estado de ánimo constituyen el conjunto de condiciones más frecuentes por las que los individuos buscan ayuda, ya sea en los especialistas de la salud mental o en los médicos generales.

Por lo tanto, es de entenderse la gran cantidad de personas que sufre este tipo de trastorno, así como las importantes perturbaciones y disfunciones que son consecuencias de estas condiciones. 

Se calcula que cerca del 25% de la población mundial padece este trastorno.

Por ello, es importante conocer las causas y consecuencias de la depresión para tratarla adecuadamente.

Síntomas

De acuerdo con los criterios para el episodio depresivo mayor, según DSM-V, debe existir la presencia de cinco (o más) de los siguientes síntomas:

  1. Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi cada día según lo indica el propio sujeto (ejemplo: se siente triste o vacío) o la observación realizada por otros (ejemplo: llanto). En los niños o adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable.
  2. Disminución del interés o placer en todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día.
  3. Pérdida de peso sin hacer régimen, o pérdida o aumento del apetito casi cada día.
  4. Insomnio o hipersomnia casi cada día.
  5. Agitación o mayor lentitud de los procesos psicomotores.
  6. Fatiga o pérdida de energía.
  7. Sentimientos de inutilidad o de culpa excesiva a inapropiada.
  8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse.
  9. Pensamientos frecuentes de muerte, ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse

Causas

Entre las causas más comunes de la depresión encontramos:

  1. Condiciones médicas, como trastornos hormonales o metabólicos.
  2. Una Autoestima no desarrollada.
  3. Falta de redes de apoyo y relaciones sociales.
  4. Estrés o síndrome de burnout.
  5. Eventos que impactan emocionalmente, como la muerte de un ser querido.
  6. Falta de oportunidades para el desarrollo personal.
  7. Estilo de vida monótono.
  8. Sobrepeso.
  9. Trastornos alimenticios.

Epidemiología y comorbilidad

Diferentes estudios epidemiológicos realizados han descrito una prevalencia del trastorno depresivo entre 20% a 25% de la población mundial, siendo la segundo mayor trastorno a nivel mundial. 

Además, las causas y consecuencias de la depresión están asociados a una mortalidad alta, el porcentaje de suicidio llega a un 15%.

De acuerdo a la edad, tanto en hombres como en mujeres las tasas más altas están comprendidas entre los 25 y los 44 años. 

Mientras que las tasas más bajas de frecuencias se dan en personas mayores de 65 años. 

En lo que respecta al riesgo de una persona de presentar a lo largo de su vida un Trastorno Depresivo, en mujeres está dado por el 10-25% de probabilidad, mientras que en hombres la posibilidad disminuye entre un 10-15%.

El trastorno depresivo se puede presentar junto a otros tratarnos, como lo son:

  1. Trastorno de ansiedad generalizada 55%.
  2. Trastorno de pánico 30%.
  3. Distimia 15%.
  4. Trastorno de somatización 6%.

¿Cuándo consultar?

El mejor momento para consultar a un terapeuta es cuando has perdido la capacidad de disfrutar aquellas actividades, personas o situaciones que solías hacer y que ya no te causan el mismo placer. 

Así, la pérdida de la capacidad para sentir placer, alegría o felicidad.

Estar atento a las causas y consecuencias de la depresión te ayudará a determinar el momento de buscar ayuda.

Tratamientos

Los tratamientos más efectivos para la depresión son aquellos que combinan la psicoterapia. 

En algunos casos, se debe contar con el apoyo psicofarmacológico evaluado por el médico psiquiatra.

Como lo puedes revisar en la guía de ansiedad, el apoyo desarrollando un estilo de vida puede ayudarnos a tratar la depresión. 

Perspectivas y estilos psicoterapéuticos

Perspectiva psicoanalista

En sus comienzos, Freud (1917) afirmó que la depresión es una aflicción confusa y excesiva que con frecuencia no tiene relación con el entorno y al parecer es injustificada. 

El duelo es normal y la depresión como respuesta ante la pérdida de alguien o algo amado. 

Sin embargo, una persona deprimida sufre “una disminución extraordinaria del cuidado de sí misma, un empobrecimiento de su ego a gran escala”. 

Más tarde, Bibring (1953) consideró la depresión como la expresión emocional de la impotencia del ego para mantener un sentido del yo deseado. 

Cambió la atención de un conflicto interno a las situaciones que hicieron que la persona se sintiera impotente. 

Más adelante, se explicaría la depresión como un episodio clínico que se presenta porque los eventos que la provocan reviven veladamente en la conciencia, amenazando el panorama del Yo y los demás que se basan en experiencias de la niñez. 

Por esto que el psicoanalista Bowlby (1980) explicaría la depresión como una respuesta emocional frente a una pérdida de un alguien o algo amado que fue estructurada en la niñez cuando se experimentó la separación del niño de su madre.

Perspectiva conductista

Desde este enfoque se asegura que, según Skinner (1947), las personas se deprimen cuando están sometidas a períodos de estrés. 

Cuando las personas deprimidas se encuentran en situaciones estresantes, tienden a afrontarlas mediante el retraso (buscar más información antes de tomar alguna acción) y el intento de obtener apoyo emocional por parte de otras personas.

La búsqueda excesiva del apoyo puede ser lo que hace que los demás se sientan incómodos y culpables, que traten de evitar el contacto con la persona deprimida. 

Es probable que además las personas deprimidas se quejen mucho para ganarse la simpatía y el afecto. 

Aunque, en un principio, aquellos que reciben este tratamiento pueden responder de manera apropiada, después de un tiempo es probable que empiecen a sentirse molestos o frustrados. 

Con el tiempo se forma un círculo vicioso en el cual la demostración de síntomas y frustración de la persona deprimida aumenta hasta  el punto en que los demás empiezan a decir “si lo intentaras, podrías sentirte mejor”, “nadie tiene que actuar así”, etc. 

Estas afirmaciones sólo sirven para empeorar una situación que ya es negativa. 

Dichos sentimientos ya sea que se expresen o no, son quizás una razón por la cual las personas tienden a evitar la compañía de los deprimidos.

Perspectiva cognitiva

Aparentemente parece ser la que tiene mayor influencia en la actualidad, pues afirma que la misma experiencia puede afectar a dos personas de manera muy diferente. 

Es por esto que la depresión se basa en el modelo de la distorsión cognitiva de Beck, el cual afirma que ésta es básicamente un trastorno del pensamiento más que del estado de ánimo. 

Cree que se puede describir mejor como una tríada cognitiva de pensamientos negativos sobre sí mismo, la situación y el futuro. 

Una persona deprimida malinterpreta los hechos en forma negativa, se concentra en los aspectos negativos de cualquier situación y además tiene expectativas pesimistas y desesperanzados sobre el futuro. 

Por tanto, los pensamientos de las personas deprimidas se pueden enfocar en los aspectos negativos del pasado o reflejar un panorama negativo de lo que puede suceder en el futuro. 

Además, la persona deprimida culpa a sus defectos por cualquier desgracia.

Perspectiva humanista-existencial

Se afirma que la depresión es producto de la pérdida de la autoestima. 

El objeto perdido puede ser real o simbólico (poder, rango social o dinero), pero la pérdida en sí no es tan importante como el cambio en la autoevaluación del individuo como resultado de ésta. 

Muchas personas basan el concepto que tienen de sí mismas en quiénes son y qué tienen; soy el líder del equipo; soy el jefe; soy miembro del club. 

Las identificaciones de este tipo ofrecen una verificación externa del valor de la persona en su mente. 

Rogers (1961) hace énfasis en la diferencia entre el yo ideal de una persona como el estado real de las cosas como fuente de la depresión. 

Ésta emerge cuando la diferencia entre el yo ideal y el real se hace tan grande que el individuo no puede tolerar. 

Esta discrepancia ocurre con frecuencia, en especial entre las personas que tienen grandes aspiraciones de logro y tratan de cumplir con varios papeles de forma simultánea.

Consecuencias

Cuando una depresión no se apoya con lo que se requiera, psicoterapia principalmente, a largo plazo, puede provocar:

  1. Pérdida del sentido de bienestar, placer y felicidad.
  2. Depresión distímica (entiéndase como “crónica”)
  3. Deterioro del autoestima y autoconcepto.
  4. Desarrollar alguna dependencia.
  5. Deterioro del área social, familiar y laboral.
  6. Trastornos metabólicos y otras enfermedades asociadas.
  7. Muerte.

Sin duda, luego de leer esto, más que nunca te invitamos a erradicar del lenguaje común la palabra depresión para referirse a estados de tristeza.

Además de ser un trastorno que representa más que solo una sensación de tristeza, las causas y consecuencias de la depresión están bien definidas.

Si tienes estos sentimientos busca ayuda, en Terapi tenemos todos los medios para apoyarte a superar este trastorno y mejorar tu bienestar.

Simon Michell
Soy psicólogo clínico de 11 años de experiencia, Trabajo desde un enfoque psicoanalítico relacional, orientándose en la comprensión de la propia naturaleza del sujeto así como también en su búsqueda del sentido de vida y de desarrollo personal, a través de los hitos emocionales de su propia historia, para potenciar el bienestar presente y futuro. Mi misión es lograr que puedas aprender de tu propia historia para lograr profundizar tu autoconcimiento, amor propio y auto-aceptación

    Puede que te interese

    Más en:Depresión