personas conflictivas
personas conflictivas
Psicología Laboral

Los 5 perfiles más comunes de las personas conflictivas

Los 5 perfiles más comunes de las personas conflictivas

En muchas ocasiones el conflicto puede ser resultado de algunas experiencias dentro de los procesos y dinámicas laborales de las empresas. Sin embargo, existen personas que tienden a generar conflictos, los cuales muchas veces no son generador por una intención, sino que más bien obedecen a un patrón de conductas.

¿Cómo identificar a las personas conflictivas?

El conflicto puede ser entendido como un “Problema, cuestión, materia de discusión que lleva al enfrentamiento entre dos o más partes en busca de una solución” (RAE). Es decir, podríamos entenderlo como una situación en que dos o más partes manifiestan diferencias frente a un problema.

En las relaciones humanas es muy común que el conflicto esté presente a nivel intrapersonal como interpersonal. Es decir, que muchas personas lidian a diario con ‘conflictos’ internos que muchas veces obedecen a patrones de comportamiento o perfiles personalidad.

A la vez, las personas lidian con los intereses naturales de las otras personas con las que se relaciona (ej. contexto familiar o laboral), la cual puede llevarle a situaciones de conflictos en busca de una solución.

En los contextos organizacionles y empresariales, el conflicto puede generar diversas dificultades que pueden afectar el clima laboral, las relaciones interpersonales, la cohesión de los equipos, la calidad de la gestión o hasta la propia cultura de la empresa, convirtiéndose en un factor de riesgo para la salud mental de las personas, como con una respuesta de estrés.

En este artículo, estaremos centrado en aquellos perfiles o personalidades que tienen una tendencia a provocar conflictos en su ambiente laboral, con o sin intensión, es su forma de ser, su esencia, su personalidad, la que lleva a que la interacción con Otros sea menos común y sean más difíciles de comprender.

¿Cómo entender a las personas conflictivas?

Para identificar a las personas, es bueno entenderlas.

Eddy, B (2012), quien ha estudiado por años a las personas catalogadas como conflictivas, afirma que la primera características de las personas conflictivas  es que no son fáciles de comprender, lo cual ya aporta una dificultad extra a la forma que tienen de relacionarse.

En su discusión se plantea la hipótesis:

¿Somos las personas realmente conflictivas o la dificultad del conflicto yace en la forma que el entorno tiene para comprender las diversidades de cada individuo?”

Si bien es una interesante discusión para que los líderes de las empresas y organizaciones reflexionen sobre los valores de la tolerancia, la diversidad, la inclusión, el bienestar y la formación de equipos, es antes, muy importante, saber cómo identificar y cómo relacionarse con aquellas personas.

Los 5 Perfiles más comunes de las personas conflictivas.

Para los psicólogos organizacionales, Eddy, B & DiStefano, G (2015), los 5 perfiles más comunes de las personas conflictivas, son:

Narcisistas

Las personas con un perfil o un trastorno de personalidad narcicista, son generalmente descritos como personas individualistas, arrogantes y muy preocupadas por sigo mismas.

Su principal motivación es lograr ser vistos como superiores a otros y sentirse que son muy importantes, por lo que buscan constantemente admiración y elogios.

Tiene una gran habilidad para manipular a quienes están a su alrededor, la cual muchas veces también es una gran habilidad para liderar. Sin embargo, cuando se sienten insultados o irrespetados, se vuelven rabiosos, vengativos y en ocasiones violentos.

Cuando se sienten tranquilos y seguros, son personas encantadoras, amables y muy colaboradores. Pero cuando no se sienten bien, son capaces de dividir a las personas, cambiar las valoraciones que hace de las personas (ej. hacer sentir inferior) y capaces de “hacer la vida imposible” a quien los ha hecho sentir mal.

En general son personas muy funcionales, con grandes capacidades sociales e intelectuales y que buscan posiciones de poder para sentirse plenas. Pueden ser perfiles muy útiles para cargos de responsabilidad individual.

Borderlines

Las personas con un perfil o un trastorno de personalidad borderline, son generalmente descritos como personas con cambios extremos en su humor/ánimo, quienes tienden actuar de forma muy amistosa y amable y de un minuto a otro, pueden volverse personas muy rabiosas e intensas.

Su principal motivación es evitar ser abandonados, por lo que tienden a preocuparse o reaccionar frente a situaciones en que pueden ser abandonados (por ejemplo, en su trabajo ser despedidos o dejar de ser parte de un equipo).

También tienen una gran habilidad para manipular a quienes están a su alrededor, la que a diferencia de los Narcisistas, su habilidad se caracteriza en los afectos que tienen con las demás personas (“manipuladores afectivos”).

Cuando se sienten tranquilos y seguros, son personas funcionales, que generan buenas relaciones afectivas y muy comprometidas -por su miedo al abandono-.  Pero cuando se no se sienten bien, son capaces de cambiar drásticamente su relación vincular (ej. Pasar de una amistad a una enemistad en cosa de segundos) debido a su visión “blanco-negro” de la vida (no toleran los matices).

En general son personas muy funcionales, con gran compromiso y motivación. Pueden ser perfiles muy aptos para trabajos que tengan una posición de relaciones cercanas y de apoyo.

Histriónicos

Las personas con un perfil o un trastorno de personalidad histriónico, son generalmente descritos como personas dramáticas e intensas. Están constantemente hablando de ser víctimas de esto o aquello, y pueden seguir y seguir sobre detalles dramáticos que pueden o no ser ciertos.

Su principal motivación es lograr la atención de los demás, por lo que tienden hacer mucho para lograrla. Para esto tienen a exagerar, sobrerreaccionar y a enfatizar sobre sus emociones.

Para estar tranquilos y seguros, deben sentir la atención de los demás, incluso sentir que los demás le dan un trato especial y exclusivo, por lo que su riesgo de pedir su seguridad y tranquilidad, yace en actividades o situaciones que no tienen la atención de los demás, por lo que pueden ocupar el miedo, la rabia o la tristeza como un factor para llamar la atención.

En general son personas socialmente muy funcionales y seguras, teniendo mucho desarrollo emocional por lo que son muy aptos para cargos en que puedan recibir la atención de otras personas.

Paranoides

Las personas con un perfil o un trastorno de personalidad paranoide o paranoica, son generalmente descritos como personas miedosas pero muy, muy suspicaces, quienes piensan que el resto de las personas quieren dañarlas o manipularlas, por lo que desarrollan un gran sentido de la desconfianza.

Su principal motivación es lograr confiar en los demás, por lo que socialmente tienden a imaginar que las demás personas siempre quieren hacerle daño, por lo que es común que estén a la defensiva cuando interactúan con los demás. Les cuesta confiar.

Cuando se sienten tranquilos y seguros, son personas funcionales, que se caracterizan por sus particulares puntos de vistas, debido a la gran capacidad intelectual que pueden desarrollar debido a su constante habilidad de “sobrepensar” las cosas para estar comprender si los demás quieren hacerle daño.

Pero cuando se no se sienten bien, es decir en una situación de desconfianza son personas que están constantemente a la defensiva y no dudan en atacar verbalmente a otros cuando parece que han sido traicionados.

En general son personas muy funcionales, con gran capacidad intelectual y creatividad. Tienden a ser solitarios y no generar vínculos profundos con sus pares (y en la vida en general). Por esto son perfiles ideales para trabajos solitarios y que requieran de un esfuerzo intelectual.

Antisociales

A diferencia de los anteriores, este es perfil es el más complejo de manejar debido a que su conjunto de creencias y valores (visión de mundo) está alterada internamente, por lo que a diario enfrentan dificultades para seguir normas, instrucciones, acuerdos sociales o incluso, las mismas leyes de la sociedad. Se mueven por un conjunto de valores subjetivos y que les permiten alcanzar sus objetivos.

Su principal motivación es no ser dominados por otros, y ser ellos(as) quienes dominan, a modo de lograr hacer lo que quieran. Esta motivación lleva a que tiendan a utilizar recursos que les permitan “ocultarse a simple vista”, por lo que tienden a mentir de forma crónica, manipular, violentar y actuar sin el plano de valores sociales tácitos con el que la mayoría de las personas nos posicionamos en la sociedad.

La mentira es la conducta más recurrente que tienen, pues es su forma de relacionarse con el mundo, desde un plano subjetivo que trasmuta de acuerdo con el contexto y las necesidades que tiene la persona en ese contexto (de ahí nace la mentira). Muchas veces alteran hasta su propia autopercepción, llegando a creer en sus propias mentiras (Megalomanía). Esta tendencia a la mentira es proporcional a la incapacidad de sentir culpa o remordimiento por su actuar.

Un buen ejemplo sería el personaje de ficción Frank Underwood en la serie de televisión House of Cards. Su miedo principal, si es que lo tienen, es ser dominados por los demás.

¿Cómo relacionarnos con las personas conflictivas?

Si bien existen más tipos de personas conflictivas, en el presente articulo nos hemos basado en los 5 perfiles más comunes de personas conflictivas, por lo que las sugerencias para relacionarse estarán dirigidas a estos 5 tipos.

Pero antes de esto, te dejo una pregunta de reflexión:

¿Son solo estas personas las conflictivas o todos podemos serlo?

¿Será la diferencia que las personas con perfiles de personalidad más comunes tienden a resolver el conflicto de forma más natural pues sus motivaciones no están determinadas por sus particulares forma de ser?

Dicho esto, algunos tips para relacionarte con ellos.

Narcisistas

Cuando has identificado que una persona tiene este perfil, lo primero que tienes que tener en mente es que ellos buscan ser adulados y no invalidados.

Con esto, puedes dirigir la conversación y las soluciones hacia este punto a modo de que la persona pueda reafirmar lo que busca reafirmar (elogios).

Borderlines

Cuando has identificado que una persona tiene este perfil, lo primero que tienes que tener en mente es que ellos se están protegiendo del miedo a ser abandonados.

Con esto, puedes dirigir la conversación y las soluciones hacia este punto a modo de que la persona entienda que no será abandonada (o despedida) o castigada por su actuar, sino que más bien necesita generar cambios que no tienen relación con su miedo al abandono.

Histriónicos

Cuando has identificado que una persona tiene este perfil, lo primero que tienes que tener en mente es que ellos están buscando la atención, por lo que es necesario brindársela (ej. Escucharlos).

Con esto, puedes dirigir la conversación y las soluciones hacia este punto a modo de que la persona entienda no porque no tenga la atención en un momento, no significa que su rendimiento o sus acciones están mal, sino que más bien la falta de atención se relaciona con la confianza que le tienes.

Paranoide

Cuando has identificado que una persona tiene este perfil, lo primero que tienes que tener en mente es que ellos se están protegiendo de ser dañados o traicionados.

Con esto, puedes dirigir la conversación y las soluciones hacia este punto a modo de que la persona entienda que no será dañada ni traicionada y que el conflicto se está resolviendo desde el rol que cumple la persona y las funciones que debe realizar. Lo cual no significa que se le esté atacando de forma personal.

Antisociales

Cuando has identificado que una persona tiene este perfil, lo primero que tienes que tener en mente es que ellos buscan dominar e imponer su mundo subjetivo.

Con esto, puedes dirigir la conversación y las soluciones hacia este punto a modo de que la persona entienda que el bien común es mayor al individual, y que por más sentido que tengan sus opiniones, sus acciones y motivaciones deben dirigirse hacia el bien común de la organización o empresa.

Sin embargo, ante este perfil es siempre necesario considerar tomar medidas más drásticas, como alejarse, relacionarse precisamente o buscar la desvinculación, pues gran parte de la literatura indica que, por su constante habilidad para mentir, se hace difícil confiar y predecir su conducta.

 Y en general….

Frente a cada uno de estos perfiles, el principal consejo es que no tomes personal sus acciones, pues al hacerlo es muy probable que no puedas “ganar” la conversación, ya que sus mundos subjetivos-internos son mucho más complejos, elaborados y peculiares, por lo que entrar en hacer personal el conflicto, puede dejarte en una posición muy vulnerable si no sabes manejar bien las reacciones de ellos, las que tienden a ser sólidas, intensas y lógicas en su mundo.

Siempre busca llevarlos al rol que cumplen en la organización y las funciones que ese rol tiene, haciendo consciente que su labor es buscar el beneficio colectivo por sobre el individual.

Por último, empatiza con su mundo individual, entiende que están condicionados por motivaciones que para ti sean irrisorias, como ejemplo el paranoide que está constantemente está pensando que los demás lo pueden traicionar o dañar.

¿Te imaginas vivir así?

¿Qué toda tus emociones, conductas, pensamientos, relaciones y decisiones giran en torno al miedo a ser traicionado o dañado?

¿Acaso no es difícil para esa persona estar funcional en el trabajo que está pese a esos patrones internos de conducta?

Lo mismo ocurre cuando empatizamos con los demás perfiles.

Reflexión final

Dejando de lado el perfil antisocial y centrándonos en los otros 4 perfiles,me gustaría señalar que si bien las personas que tienen alguno de estos perfiles o bien trastornos asociados a ellos (ej. trastorno de la personalidad paranoide, trastorno de la personalidad histriónica, etc.), NO SON CONFLICTIVAS ni por naturaleza ni por esencia. Es decir, no se levantan por la mañana preguntándose: “¿a quién molestaré hoy?”

Sin embargo, la forma perceptiva con la que interpretan el mundo, los hace más propensos a generar conflictos debido a que sus patrones de personalidad tienden a moverse por motivaciones muy, muy particulares, como lo hemos revisado hasta ahora, pero…

¿Acaso no todos estamos determinados por nuestros propios mundos internos?

Referencias

Eddy, B & DiStefano, G (2015), It’s all your fault at work! Managing narcissists and other high-conflict people. Unhooked Books

Eddy, B (2012), it’s all your fault! 12 tips for managing people who blame others for everthings.

Barmes, L (2016), Bullying and Behavioural conflict at work. Oxford.

Simon Michell
Soy psicólogo clínico de 11 años de experiencia, Trabajo desde un enfoque psicoanalítico relacional, orientándose en la comprensión de la propia naturaleza del sujeto así como también en su búsqueda del sentido de vida y de desarrollo personal, a través de los hitos emocionales de su propia historia, para potenciar el bienestar presente y futuro. Mi misión es lograr que puedas aprender de tu propia historia para lograr profundizar tu autoconcimiento, amor propio y auto-aceptación

    Puede que te interese